Audífonos

Prolonga la vida útil de tus audífonos

En AudiLuz, centro auditivo de Elche, nos gusta cuidar a nuestros pacientes y por eso te damos unos consejos para que tus audífonos te puedan durar años y años.

Cuida tus audífonos y te durarán muchos años

El sentido común va a ser nuestro mejor consejero a la hora de cuidar nuestros audífonos. Todo lo que sea malo para los audífonos va a ser perjudicial para su durabilidad por lo que deberemos evitarlo.

Sabemos que la exposición directa a fuentes de calor extremas, la humedad y las salpicaduras, los cosméticos y maquillajes, los golpes y la falta de cuidados respecto a la higiene son perjudiciales.

Proteger los audífonos de sus enemigos naturales debe formar parte de nuestros hábitos y costumbres.
Los golpes son uno de los mayores problemas de los audífonos. En la mayoría de las ocasiones vienen producidos por dejar estos dispositivos en lugares que no corresponden como encima de una mesa, de la encimera o incluso en el borde del lavabo. Estas caídas accidentales pueden provocar daños graves en los audífonos ya que a pesar de que son robustos y duraderos no dejan de tener una tecnología que debe preservarse de golpes violentos.

Otro de los aspectos con los que tenemos que ser muy cuidadosos es con las pilas cuando nuestros audífonos las necesiten para funcionar. Cuando no vayamos a empler los audífonos, especialmente si va a ser durante varios días, debemos preocuparnos en desalojar las pilas del audífono ya que podría ser perjudicial que se quedaran puestas siempre. Aunque siempre es recomendable quitarlas cuando no los estemos usando.

Seguir unos hábitos de limpieza e higiene con nuestros audífonos también les va a conferir una mayor durabilidad. Para ello lo mejor es seguir los consejos que los profesionales de AudiLuz le vamos a indicar. Mediante esta limpieza se van a eliminar restos depositados de cera y la sensación auditiva siempre va a ser más óptima. Establecer una rutina a la hora de cuidar nuestros audífonos nos va a permitir gozar de ellos durante más años.

En definitiva, de lo que se trata es de saber que si cuidamos bien nuestros audífonos nos van a poder durar años y años e incluso será más normal que los cambiemos porque nos hayamos aburrido de ellos a que lo hagamos porque hayan dejado de funcionar.